Una vez que el acusado ha sido declarado culpable en el juicio, el abogado defensor podrá solicitar que un tribunal superior revise ciertos errores de procedimiento específicos con el fin de cambiar la decisión del tribunal inferior. Es importante saber que el proceso de apelación solamente puede comenzar después de que el acusado haya recibido el veredicto definitivo.

La apelación tiene lugar después de que el juez ha emitido su decisión. La meta de una apelación es que un tribunal superior revise y cambie la decisión de un tribunal inferior o que el caso se someta a un juicio nuevo. Existen dos tipos principales de apelaciones. Con una de ellas se trata de anular la decisión de un juez. Con la segunda se intenta anular la decisión de la sentencia del juez.

El acusado debe pedir a su abogado defensor que revise a fondo la trascripción de todo el juicio antes de preparar una apelación. En una apelación no se presentan nuevos testigos ni nuevas pruebas. Ambas partes preparan un escrito que los jueces revisan antes de emitir una decisión.

Una vez terminado el juicio, ya se han decidido los hechos. El tribunal de apelaciones no los puede cambiar. El proceso de apelación examina errores cometidos durante el juicio. Si el abogado defensor puede identificar errores importantes de procedimiento, podría ganar la apelación. Entre los errores de procedimiento cabe citar los siguientes:

  • Las instrucciones del juez al jurado fueron inapropiadas
  • La fiscalía hizo comentarios inapropiados al jurado
  • Influencia fraudulenta con el jurado
  • Presentación inapropiada de pruebas
  • etc.

Los plazos para la presentación de apelaciones varían de un estado a otro. Entre las tácticas posteriores a la condena utilizadas en beneficio del acusado cabe citar las siguientes:

  • Petición para la absolución del acusado
  • Petición para que se abra de nuevo el juicio
  • Petición para que se emita otra sentencia
  • Apelación ante el Tribunal de Apelaciones
  • Apelación ante el Tribunal Supremo del Estado
  • Apelación ante el Tribunal Supremo de EE.UU.