Diferencias entre delitos menores y felonías

Las consecuencias de un delito menor y de una felonía son totalmente distintas. El acusado debe entender de qué tipo de delito se le acusa para entender qué ocurrirá si le declaran culpable.

Por lo general, la pena máxima por un solo delito menor es un año en la cárcel del condado. Los juicios por delito menor se celebran en el tribunal estatal inferior, denominado anteriormente Tribunal Municipal. (Sin embargo, en la actualidad todos los tribunales estatales se denominan Tribunal Superior). Entre los delitos menores cabe citar: conducción en estado de ebriedad, intrusión y robo en tiendas por valor inferior a $400.00.

La pena por felonía es uno o más años en la prisión del estado o en una penitenciaría. Las felonías dan comienzo en el tribunal estatal inferior, aunque pueden pasar al Tribunal Superior del estado, que es el tribunal de mayor rango. Entre las felonías cabe citar: asesinato, violación sexual o robo a mano armada.

El proceso de instrucción de cargos de los delitos menores y de las felonías es prácticamente idéntico, con una salvedad. En la instrucción de cargos por un delito menor, el siguiente paso es la conferencia previa al juicio en el Tribunal Municipal. En la instrucción de cargos por una felonía, el siguiente paso es una comparecencia previa a la audiencia preliminar o la audiencia preliminar en sí. Una vez que termina la audiencia preliminar y que el juez decide que el "acusado debe responder de los cargos", se señala la fecha del juicio.

Se recomienda que el acusado obtenga representación legal antes de la instrucción de cargos. Es posible que el defensor público tenga poco tiempo para examinar el caso antes de la instrucción de cargos o que ni siquiera se le asigne el caso hasta la instrucción de cargos. La preparación es la clave de una buena defensa. Un abogado privado puede reunirse con el acusado antes de la instrucción de cargos, examinar el caso y ofrecer al acusado opciones detalladas antes de la instrucción de cargos.